miércoles, 9 de septiembre de 2009

Da comienzo el encarcelamiento de estudiantes en Venezuela.



Todo aquel que se manifieste opositor a las estupideces del Dictador Chavez, será recluido como claro ejemplo de abuso del poder, con la finalidad de generar temor a la ciudadanía, ante cualquier postura negativa al autoritarismo reinante.

JULIO RIVAS, un manifestante mas en las marchas de oposición, fue el blanco para descargar la frustración del gobierno ante la población que se niega aceptar una cubanización plenamente declarada por este dictador y opresor de su pueblo.

Acusado de mas cargos que un terrorista, sometido, vapuleado, injuriado y haciendo del estudiante un escarnio de ejemplo para los demás universitarios, el joven de 23 años empieza a conocer su futuro si no aprende a callar y obedecer al militar reinante.

Un vergüenza absoluta y una descarada complicidad de la OEA, la ONU, y los países que solo buscan tomar parte de los beneficios que este rico país, que el Dictador Chávez ha convertido en su botín personal, un futuro negro y cadavérico es la America que avizoramos prontamente.

Con la consabida monserga de “equidad” “igualdad” dadivas a los lambe-botas, y migajas al pueblo, pretende este megalómano dictador perpetuarse en el poder.

Todo por un solo motivo, para ocultar lo gran cobarde que es, ante el terror que el pueblo le haga pagar sus dispendios a manos llenas, a miles de funcionarios de todo el continente, para lograr silencio, complicidad y apoyo.

Hasta ahora va logrando plenamente su objetivo. Solo un rayo podría cambiar la pésima situación venezolana y el futuro de los Latinos.


“Nada ha cambiado en la humanidad, la barbarie sigue reinando por doquier”. (Abel Desestress)